La sepia officinalis

La sepia es uno de los animales en los que nos podemos deleitar al contemplar sus movimientos, sus cambios de color y sus posturas, la rapidez ante el peligro y la manera de camuflarse a la hora de la caza.

La forma de su cuerpo es aplanada y bordeada por una cresta cutánea, las aletas del extremo final del cuerpo no están unidas. La longitud del manto sin contar con la cabeza y brazos es de unos 35 cm. En la parte superior de la cabeza podemos apreciar 10 brazos, de los cuales 8 de ellos son más cortos y están provistos de dos hileras de ventosas en la parte inferior; los otros dos son mucho más largos y retráctiles, los extremo de cada brazo acaban como una maza, en la que hay un gran número de ventosas. Estos dos brazos los usa para alcanzar a sus presas. La tonalidad del cuerpo es muy variable ya que siempre dependerá del estado de ánimo, tonos arenosos, grisáceos y pardos, frecuentemente jaspeados.

Los fondos donde vive son arenosos o en praderas de posidonia, raramente sobre fondos rocosos. Desde aguas superficiales hasta grandes profundidades en todo el Mediterráneo.

La actividad de la especie es constante, sobre todo en las horas nocturnas, que es cuando su actividad se acrecienta, durante el día suele permanecer enterrada en la arena a la espera de alguna presa incauta. En su dieta se encuentran peces de tamaño pequeño, langostas y crustáceos.

El período reproductor es durante los meses marzo a mayo. La puesta se realiza a las pocas horas de la cópula y la hembra deposita más de 500 huevos, los cuales sujeta sobre el fondo en racimos. Si eres un apasionado de la pesca y de la fauna marina puedes encontrar más información sobre peces y fauna marina en la página web blogdepesca.com

Sé el primero en comentar en «La sepia officinalis»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


error: