Van Gogh Museum: La Cámara del tesoro de Ámsterdam

Este museo es el único lugar en el mundo donde se puede contemplar una colección tan polifacética y extensa del arte de Van Gogh como en Ámsterdam.

Tras la muerte del artista holandés Vincent Van Gogh en 1890, su hermano Theo pasó a poseer una gran colección de arte con todas las pinturas y dibujos que Vincent le había enviado a lo largo de los años a cambio de su apoyo financiero, además de la colección propia que reunía obras de artistas amigos y neo-impresionistas tales como Paul Gauguin, Camille Pissarro y Adolphe Monticelli. Decidió así dedicarse a establecer la reputación de su hermano. Sin embargo, un par de meses más tarde cayó enfermo y en enero de 1891, seis meses después de la muerte de su hermano, falleció. Su joven viuda, Jo Van Gogh-Bonger, retomó las ambiciones de Theo, ya que convencida de la relevancia de la obra de Van Gogh, administró la colección Van Gogh para su hijo Vincent Willem. Con el fin de dar a conocer estas obras organizaba exposiciones, vendía cuadros a marchantes de arte y coleccionistas, y preparaba la primera edición del intercambio epistolar entre Vicent y Theo.

Los primeros años del siglo XX vieron crecer con rapidez el interés internacional por la obra de Van Gogh. Una de las coleccionistas más entusiastas de la obra del artista holandés fue Helene Kröller-Müller. En 1930 poseía ya unas 80 pinturas y 200 dibujos, obras que se encuentran actualmente en el Museo Kröller-Müller de Otterlo.

Cuando Jo van Gogh-Bonger falleció en 1925, su hijo Vicent Willem pasó a hacerse cargo de la colección de arte. A partir de 1930, las obras se podían ver en el Museo Stedelijk de Ámsterdam, pero seguían precisando de una residencia propia. En 1962, la recién establecida Fundación van Gogh adquirió la colección con el apoyo financiero del gobierno holandés. Seguidamente, la Fundación le cedió esta colección al Estado holandés en préstamo de uso permanente. Con esos fondos del gobierno, en 1973 se creó el Museo Vincent Van Gogh, emplazado en Ámsterdam, construyendo un funcional edificio para acoger tan destacada muestra. En este museo se guardan unos doscientos lienzos y dibujos de Van Gogh, junto a las numerosas cartas que escribió a Theo, así como otra importante documentación. La colección ha ido aumentando gracias a una amplia y específica política de compra, a las adquisiciones, préstamos y donaciones.

Arquitectura del edificio

El edificio principal ubicado en Museumplein era el único edificio del Museo Van Gogh. Allí se exponía la colección fija y se hacían exposiciones temporales. El edificio fue diseñado por el arquitecto Gerrit Rietveld, comenzó a construirse en 1969 y abrió sus puertas en el año 1973, aunque el arquitecto falleció antes de que se empezara a cimentar. En sus tres pisos se puede encontrar la exposición permanente, cuyo núcleo lo forman las pinturas de la colección de la familia Van Gogh. Los dibujos del artista no se exponen con frecuencia debido a su vulnerabilidad, pero en los gabinetes de láminas del museo, se pueden ver selecciones de sus dibujos o láminas. Lo más sorprendente del edificio es la caja de la escalera del vestíbulo central, donde la luz del día penetra por un alto espacio libre y fluye a las distintas salas del museo. El edificio principal fue renovado al mismo tiempo que la ampliación realizada por el estudio de arquitectos Griener Van Goor.

El edificio fue diseñado por el arquitecto Gerrit Rietveld

Debido al creciente interés del público, a las innumerables visitas recibidas y a la ambición del museo por llegar a organizar exposiciones sobre el arte del siglo XIX junto al arte de Van Gogh, en el año 1999 el Museo Van Gogh abrió la nueva ala de exposiciones diseñada por el arquitecto Kisho Kurokawa. El arquitecto, que era conocido sobre todo por sus diseños para los museos japoneses y el aeropuerto de Kuala Lumpur de Malasia, hace gran uso de las formas geométricas e intenta conseguir la simbiosis entre los principios orientales y occidentales, en la filosofía y arquitectura.

El ala nueva, dedicado a tres o cinco exposiciones temporales al año sobre el arte relacionado con Van Gogh y su tiempo, tiene la forma de un fino eclipse y casi 10 metros de altura y 76 metros de longitud. Es un sorprendente edificio redondo con una gran ampliación subterránea, que está unido al edificio principal del museo diseñado en los años sesenta. El arquitecto utilizó valiosos materiales en su construcción. La fachada y el tejado de la ampliación tienen un revestimiento de titanio, mientras que la pared está realizada de piedra natural veteada y el estanque hundido es de pizarra.

La colección

El núcleo de la colección está formado por la propiedad de la Fundación Vincent Van Gogh con el artista como centro, pero además el museo se dedica a coleccionar de un modo activo obras del período 1930-1914 de todo el arte plástico europeo de la segunda mitad del siglo XIX.

La colección de Van Gogh incluye 200 pinturas, acuarelas, casi 500 dibujos, cuatro cuadernos de bocetos, objetos personales y unas 800 cartas del mismo artista, además de la colección privada de Vincent Van Gogh y su hermano Theo, que contiene 570 láminas japonesas, 1500 ilustraciones de revistas. Entre las obras más importantes se encuentran “El bodegón con peras y limones”, considerado uno de los más valiosos, “Los comedores de patatas”, 17 autorretratos, una de las tres copias que hizo de su obra “Girasoles” que tiene fondo amarillo, “Dormitorio en Arlés” y “Cuervos sobre el trigal”.

A lo largo de las últimas décadas, el museo Van Gogh se ha convertido en una cámara del tesoro con las obras más bellas de Van Gogh clasificadas por año y lugar (Holanda, París, Arles, Saint Rémy y Auvers-sur-Oise), y un centro de conocimientos donde se guarda la correspondencia, así como los documentos familiares, que siguen siendo investigados, presentados desde diferentes puntos de vista.

el museo Van Gogh se ha convertido en una cámara del tesoro con las obras más bellas de Van Gogh

Impresionismo, post y neo-impresionismo, realismo y simbolismo, estas corrientes están muy bien presentadas en el museo, ya que ha adquirido algunas colecciones de arte de gran valor. Desde 1996, el museo administra la colección Bonger, un préstamo de uso del Estado holandés. Esta recopilación imponente de obras de, entre otros, Odilon Redon, Henry de Toulouse-Lautrec, y Émile Bernard, perteneció en el pasado a Andries Bonger, amigo de Theo Van Gogh y hermano de su esposa. Se exponen también contemporáneos más modernos como Paul Gauguin y Georges Seurat, pero también pintores más tradicionales como Ary Sheffer.

En 2002 el museo adquirió, con el apoyo de la Fundación Vincent Van Gogh, una colección con más de 800 obras gráficas del grupo de artistas Navis (los “profetas”), por lo que pasó a formar parte de la propiedad del museo una de las más importantes colecciones de láminas de esta corriente de artistas.

Desde 1990 el Museo Van Gogh dirige también el Museo Mesdag en La Haya, habilitado en un ambiente del siglo XIX en la antigua vivienda del artista H. W. Mesdag (1831-1915). Posee una bella colección de maestros franceses y holandeses, en la que se pueden encontrar obras de la Escuela de Barbizón y de la Escuela de La Haya. De este modo se complementa maravillosamente la colección del museo Van Gogh.

El museo Van Gogh atrae todos los años a más de un millón de visitantes de todo el mundo, por lo que casi resulta difícil de imaginar que hubo un tiempo en el que Van Gogh se desesperaba por la falta de atención hacia su arte.

Be the first to comment on "Van Gogh Museum: La Cámara del tesoro de Ámsterdam"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


error: